Agencia de anuncios y marketing familiar encuentra maneras de sobrevivir durante la pandemia

Family Decals en National City se trasladó a su garaje para continuar sirviendo las órdenes de sus clientes

Ana Rozo, dueña de Family Decals

Vicky Pineda

Ana Rozo, dueña de Family Decals corta letras para imprimir sobre camisetas a la orden. Foto por Vicky Pineda/City Times Media

Gabriel Schneider, Multimedia Journalist

Para leer la versión original en inglés, click aquí.

Family Decals está localizado en National City dentro de un Price Breakers outlet donde la avenida Highland intersecta con el boulevard Plaza.

El bazar ofrece espacios de diferentes tamaños donde las pequeñas empresas pueden vender sus artículos con descuento que van desde ropa y cristales hasta joyas y medicinas.

Escondido sobre una de las esquinas se encuentra el puesto de Family Decals, un negocio que se dedica a crear logos, pancartas, letreros — todo lo que necesita un negocio para anunciarse.

 

Diseños anteriores cuelgan de la pared detrás del mostrador del negocio que ha estado operando casi 20 años.

Los primeros tres meses de la pandemia fueron difíciles porque Price Breakers cerró el bazar completamente y Family Decals no pudo abrir su puesto, según Ana Rozo, dueña de Family Decals.

Muchos de los clientes del negocio de marketing siguieron poniendo órdenes, Rozo se llevó el equipo a casa para completar esas órdenes como camisas y hasta cubrebocas diseñadas a la orden desde su garaje.

“Siendo un negocio que sirve a otros negocios, nos mantuvimos ocupados”, dijo Rozo.

Cuando las puertas de Price Breakers volvieron a abrir, las ventas de Family Decals comenzaron a subir.

Rozo explicó que negocios que estaban volviendo a abrir necesitaban anuncios para atraer a los clientes. Family Decals tuvo clientes por todo San Diego.

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

A post shared by Family Decals (@family_decals)

 

Rozo intentó aplicar para un préstamo dentro del programa Paycheck Protection Program, pero su aplicación fue negada.

Aunque fueron negados el préstamo, ella se considera bendecida ya que Family Decals es un segundo ingreso para su familia.

Ella también está agradecida a la gente que continuó apoyando su negocio durante la pandemia. 

Traducción por Jonny Rico.


Esto es parte del proyecto The Highland Avenue Project y del programa Democracy and the Informed Citizen Emerging Journalist Fellowship.